Llegan a la costa neozelandesa los restos del carguero