Londres supo antes de invadir Irak que Sadam no podía utilizar armas químicas