Londres, una buena inversión