Sin acuerdo sobre quién debe asumir pérdidas en futuras crisis bancarias