Un padre británico confiesa haber degollado a sus dos hijos de cinco y diez años