Una publicidad de mal gusto usa la imagen de Madeleine para atraer turistas al Algarve