Siria, un pueblo se desangra bajo las bombas