Malala, ídolo en el mundo y paria en su país