Un pederasta belga escribe una controvertida carta al padre de una de sus víctimas