Margallo admite que la acogida de refugiados no va a la "velocidad" adecuada