El falso acusado del ataque en Dallas, obligado a huir por amenazas de muerte