Salvini mete a Italia en una crisis de gobierno mientras se da un baño de multitudes en las playas de Sicilia