El Mercedes descapotable de una señora acaba sobre el capó de un Ferrari