Merkel abre la caja de los truenos