Así vivían 271 personas en condiciones inhumanas en una clínica de rehabilitación