La violencia marca unas históricas elecciones presidenciales en México