Polémica en Chicago en torno a una instalación sobre la muerte de Michael Brown