Micheletti ignora el clamor mundial mientras se agudiza la polarización de Honduras