Así es el durísimo viaje de los niños migrantes que viajan sólos a Europa