Miles de sirios desafían al régimen pese a la represión que causa una veintena de muertos