Miles de manifestantes reivindican a Hollande una auténtica política de izquierda