Miles de migrantes siguen su marcha hacia Estados Unidos pese a las acusaciones de Trump