El Ejército sirio reporta la muerte de más de 2.000 rebeldes en la última ofensiva en Alepo