¿Militares o fichas de dominó?