Sufre 225 ataques epilépticos al día con sólo ocho meses