Un hospital en Minnesota vive una escena propia de una película de terror