Misa 24 horas sin parar desde hace un mes en una iglesia holandesa pero no es solo fervor religioso