El terrorista de Ansbach juró fidelidad al Estado Islámico