Un becario de un banco británico muere tras trabajar 72 horas seguidas