Moscú asegura que las sanciones y el posible envío de armas a Kiev solo desestabilizarán más Ucrania