Mubarak se aferra al poder pero cede prerrogativas a su vicepresidente