Mubarak dimite y deja el poder en manos del ejército: estalla la euforia en Egipto