Muhammad no pronunció ni una palabra antes de su ejecución