Una marcha por la educación en Brasil acaba en batalla campal