Mursi y Kandil condenan el asesinato de cuatro chiíes tras ser linchados por suníes en Zawyat Abu Musalam