Mursi afirma que ningún movimiento, incluido Hermanos Musulmanes, controlará el país