EEUU burla los sistemas de protección de información confidencial en Internet