Naruhito ya es el nuevo emperador de Japón, tras una ceremonia solemne con más de 2.000 invitados