Los 400 inmigrantes del Mediterráneo naufragaron al avistar un barco