Un niño de ocho años muere la noche de Navidad cuando estaba detenido por la patrulla fronteriza de EEUU en México