El agresor de Notre Dame gritó "esto es por Siria”, en el momento de perpetrar el ataque