Un enfermero alemán confiesa haber matado a 30 pacientes terminales