Con doce años pierde la batalla al cáncer