Nueva York esquiva la tormenta que se ha cebado con la ciudad de Boston