Nueva Zelanda: la explosión