Nueva democracia y PASOK, condenados a entenderse