Un doctor de Médicos sin Fronteras lleva el ébola a Nueva York