O.J. Simpson cubrió a su hijo, el verdadero asesino, según un investigador privado