La Organización Mundial de la Salud espera frenar el ébola en nueve meses