Una ONG denuncia la muerte de 37 personas por la represión policial el viernes en Siria